Recorrer las calles históricas del Casco Antiguo de la Ciudad de Panamá es sin lugar a dudas una de las mejores experiencias que debe vivir todo panameño o visitante que quiera conocer este país.

Un lugar pequeño, lleno de historia, edificios coloniales, restaurantes, hoteles, cafés, parques, iglesias, edificios gubernamentales, bares y especialmente una mezcla cultural entre nacionales y extranjeros. En el día o en la noche dos experiencias distintas.

Mi esposa y yo cumplimos nuestro sexto aniversario de bodas y teníamos pendiente desde hace algún tiempo quedarnos y experimentar una noche en el Casco Antiguo, de mi parte y con todo el atrevimiento al expresarme por ella, fue una velada que no olvidaremos.

Nos hospedamos en el Gatto Blanco, un hotel pequeño con solo 12 habitaciones y cada una de ellas se caracteriza por el uso del color blanco. Evaluar este hotel en lo personal no estaría fácil. Lo que más me gusto del lugar es un pequeño rooftop con un excelente ambiente con  música electrónica y una hermosa vista al mar y a la ciudad de los enormes rascacielos. Experiencia que repetiría.

 

La habitación por otro lado, partiendo que son bastante pequeñas, tiene lo necesario y justo para pasar una noche. Falta mayor privacidad entre la habitación y el baño. El hotel no cuenta con estacionamientos y eso en el Casco Antiguo siempre es un dolor de cabeza. Realmente no recomiendo el lugar por más de una noche o para aquellos que busquen una habitación más allá de lo simple. La relación precio-calidad dentro de los hoteles del Casco Antiguo no es tan mala, si incluimos los hoteles en toda la Ciudad de Panamá se pueden encontrar lugares con mejor precio y calidad.

Caminamos por todo el Casco Antiguo, especialmente por aquellas calles donde generalmente no pasamos en el auto y llegamos a la orilla del mar, un lugar hermoso con vista a la Plaza de Francia y al corredor marítimo vehicular una contradicción que sucede en este pedacito de tierra. Conocimos donde habitaron algunos de los “próceres de la patria” y muchísimos otros lugares.

Ya cansado cenamos en el restaurante Calle 9, queríamos comer en un lugar diferente, además estaba cerca del hotel. Es un lindo lugar con una decoración moderna y un toque de elegancia; recibimos una muy buena atención del camarero y de la propia administradora del restaurante que tiene a saludar y las necesidades de los comensales. Además de la carta, el restaurante tiene una promoción muy interesante en la cual por diez dólares (USD $10.00) se pueden comer una gran variedad de tapas e incluye una bebida o trago. Esa noche probamos un deliciosa picada mixta y tomamos una ricas bebidas naturales. Recomiendo el lugar.

Al día siguiente, no pudimos salir del Casco Antigua sin volver a recorrer alguna de sus calles y dejar grabada en nuestra mente algunos lugares, que nos permita volver a la realidad y seguir soñando.

Espero que sea de utilidad el artículo, como siempre esperamos sus comentarios y si le gusto no olvide compartirlo.

Un abrazo, desde Panamá.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *